Respuesta Parroquial al COVID-19

Lathrop, CA, 1 de julio del 2020.

Lathrop, Ca., 1º de julio del 2020

Querida comunidad parroquial,

Deseo que al recibir esta carta se encuentren gozando de bienestar físico y espiritual.

El tiempo ha llegado para anunciarles, con gran alegría, que nos estamos preparando para volver a reunirnos en asamblea litúrgica pública. Nuestra meta es volver a reunirnos a partir del 12 de julio. Sin embargo, antes de poder hacerlo, les invito a que consideremos la seguridad de cada persona de nuestra comunidad, y en esta carta les ofrezco las restricciones y las medidas que seguiremos durante esta contingencia de salud. Gracias de antemano por las atenciones que presten a este mensaje.

Les pido que acojan con gusto 4 elementos importantes para reducir el riesgo de un posible contagio:

  1. Ante todo, la distancia social es la primera línea de defensa que podemos utilizar.
  2. El segundo elemento importante que ayuda a proteger a los demás, es el cubrebocas.
  3. En tercer lugar, como las autoridades recomiendan, limitar el tiempo de reunión a 45 minutos también puede reducir el riesgo de contagio.
  4. Finalmente, no tocarse la cara, ojos, nariz, boca y oídos sin antes lavarse las manos con jabón, ayuda a que no introduzcamos el SARS-CoV2 en nuestro organismo.

Con estos elementos en mente, y como una expresión de caridad hacia los demás, la participación en nuestras celebraciones exige que tod@s l@s fieles sigamos las siguientes indicaciones:

  1. Para ofrecer la debida distancia entre quienes participan en nuestras celebraciones litúrgicas, hemos reducido el número de asistentes. De modo que, para poder participar en ellas, quien así lo desee, deberá llamar a la oficina (209 858-4466) para avisarnos de su asistencia. Se le preguntará sobre su estado de salud y el de sus acompañantes. Solamente podrá llamar una persona por cada hogar.
  2. Al llegar a la parroquia, cada familia deberá registrar su asistencia, se les tomará la temperatura, les ofreceremos antiséptico para manos, y un ministro les asignará su lugar.
  3. Saludaremos “de lejecitos” a los hermanos y hermanas que estarán presentes con nosotros.
  4. Para poder asistir a nuestras liturgias públicas, que serán los domingos a las 10am en inglés y a las 12pm en español, todas las personas deben usar tapabocas durante toda la celebración.
  5. Para la distribución de la Comunión, habrá espacios marcados para esperar nuestro turno y seguiremos la siguiente dinámica: Los fieles caminarán hacia la pared y luego hacia el frente a los dos puntos dispuestos para recibir el Cuerpo de Cristo; después de recibir la Comunión regresará a su lugar por el pasillo del centro. Todas las personas caminarán en esa misma dirección, aun cuando no participen.
  6. La dinámica para recibir el Cuerpo de Cristo será como sigue: Solamente se podrá recibir la Comunión en la mano, sin excepciones. A pesar de lo que erróneamente se ha publicado en diferentes medios, recibir el Cuerpo de Cristo en la mano no constituye, en la Iglesia católica, una falta de respeto o reverencia a la presencia real de Cristo en la Eucaristía. Y a pesar de que recibir la Comunión en la boca es opcional, la caridad nos pide que en estos momentos recibamos el Cuerpo de Cristo en la mano. Cada comunicante se ubicará en el sitio marcado, descubrirá su boca, extenderá sus manos, y el o la ministro le dará el Cuerpo de Cristo; en seguida, el comunicante lo consumirá inmediatamente, se colocará su tapabocas, y regresará a su lugar.
  7. Consideren que, desafortunadamente, lo baños están clausurados hasta que pase esta contingencia.
  8. Una vez concluída la celebración, saldremos del recinto ordenadamente y observando la distancia social. Utilizaremos las dos salidas pequeñas para este efecto. Seguiremos la siguiente dinámica: Las personas sentadas en la parte cercana al coro, saldrán primero, usando la puerta que está junto a los baños, y en seguida, las personas sentadas en las bancas frente a la Virgen de Guadalupe, empezando por quienes están atrás. Las personas sentadas del lado de la sacristía saldrán por la puerta cercana a ella, empezando por quienes están en el frente. Desalojaremos el recinto banca por banca, con toda calma y mucho orden.
  9. La dispensa de nuestra responsabilidad de asistir a Misa sigue en pie, así que les recomiendo que evalúen el riesgo de contagiarse al venir a nuestras celebraciones. Pues, aunque sigamos estas estrictas medidas de seguridad, el riesgo de contraer COVID-19 sigue siendo real y quienes tengan los mínimos síntomas de cualquier enfermedad deben quedarse en casa. Si desean venir, consideren su habilidad para observar estas prácticas. Si no pueden, o no quieren, por cualquier razón que sea, les invitamos a que nos sigan acompañando en la transmisión en vivo de la Celebración Eucarística.

Agradezco infinitamente su comprensión y colaboración en estos tiempos diferentes. Espero verles pronto. Paz y bien,

P. Salvador Ledesma